El posicionamiento en buscadores de internet, conocido ampliamente por sus siglas en inglés como SEO (Search Engine Optimization), consiste en la optimización de las páginas web para mejorar la visibilidad en los resultados de los motores de búsqueda. A sabiendas de que la gran mayoría de los usuarios lleva a cabo el proceso de navegación web a través de buscadores, el SEO no debe pasar desapercibido.

La propulsión de tu portal web a través del SEO suele estar relacionada con el aumento de las visitas orgánicas a tu sitio web, ligado a su vez con las palabras clave empleadas y los criterios de pesquisa e indexación de cada buscador. Puedes hacer uso de herramientas como Google Trends, por ejemplo, la cual te proporciona luces acerca de los usos más comunes de las palabras que sean de tu interés, mostrándote los países relacionados con esa indagación y los juegos de palabras deducidos de ella.

Algunas de las variables empleadas por Google para posicionar tu sitio web en la página de búsqueda son:

Autoridad de dominio.

– Calidad y originalidad del contenido.

– Descripción.

– Enlaces de retroceso (backlinks).

– Repetición de etiquetas, entre otros.

Para impulsar el posicionamiento de tu página web, puedes acudir a estrategias como el SEO local, agregando variables  socio-demográficas que perfilen más específicamente a tu sitio web. Para ello, debes colocar específicamente la ciudad o país de ubicación como palabra clave, para que las arañas de búsqueda relacionen esta característica con futuras pesquisas.

Cuando se compite por posiciones SEO se recomienda tener sobre la mira cada detalle. Por ende, la interacción de los usuarios en las redes sociales también juega un papel fundamental para impulsar, o no, el posicionamiento de tu sitio web en los motores de búsqueda.

Así mismo, recomendamos ampliamente no incurrir en errores de carga como el famoso “Error 404”, por ejemplo. Y cuidar con mucho celo la velocidad de navegación de tu página web, ya que el acceso a este portal debe ser una experiencia satisfactoria, y no lenta y tediosa.

Si optimizas tu página web para SEO, induces cierta preferencia en el sistema para que tu portal se vea favorecido en buscadores como Google, Bing, Yahoo y otros. De esta forma, la promoción de tu emprendimiento tendrá vida propia: el motor de búsqueda hará lo suyo mientras los usuarios potenciales realizan búsquedas especializadas y las arañas de búsqueda los llevan a tu página web. ¡No desaproveches esta oportunidad de